<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=883284923550568&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Colaboraciones y voluntariado

Todo lo que debes saber sobre la inmunoterapia contra el cáncer

mar / 22 / 2024

La inmunoterapia contra el cáncer ha emergido como una vanguardia en la lucha contra esta enfermedad, ofreciendo nuevas esperanzas y posibilidades de tratamiento.

En este artículo te responderemos algunas de las preguntas que más frecuentes respecto al tema:

¿Qué es la inmunoterapia contra el cáncer?

La inmunoterapia, también conocida como terapia biológica, es un enfoque revolucionario que utiliza el propio sistema inmunológico del cuerpo para combatir las células cancerosas. 

Su objetivo es estimular o modificar el estado del sistema inmunológico para que pueda identificar y atacar las células cancerosas. 

Su relevancia radica en su capacidad para estimular o modificar el sistema inmunológico, permitiéndole identificar y atacar específicamente las células malignas. 

En etapas tempranas o después de la quimioterapia, se emplea para estimular el sistema inmunológico y continuar atacando el cáncer tras finalizar el tratamiento. 

Esta estrategia se ha convertido en un pilar fundamental en el campo del tratamiento oncológico, marcando un cambio paradigmático en la forma en que enfrentamos el cáncer.

Cómo funciona la inmunoterapia contra el cáncer

Para entender cómo funciona la inmunoterapia tenemos que hablar de sus fundamentos: 

  • Cómo funciona el sistema inmunológico en un cuerpo sano.
  • Qué son los antígenos y las inmunoglobulinas.
  • Cuál es el contraste con el sistema inmunológico debilitado en un cuerpo con células cancerosas.

Un organismo saludable identifica sustancias extrañas que podrían afectar su correcto funcionamiento, y el sistema inmunológico juega un papel crucial al reconocer estos elementos, conocidos como antígenos, y eliminarlos. Las inmunoglobulinas, también llamadas linfocitos B, son proteínas producidas por el sistema inmunológico y se activan para generar anticuerpos, contribuyendo así a mantener el cuerpo en un estado de salud óptimo.

En un cuerpo afectado por células cancerosas, el sistema inmunológico se ve debilitado. Esta debilidad impide que el sistema inmunológico funcione de manera efectiva, dificultando la eliminación adecuada de los antígenos asociados con el cáncer. Es en este escenario donde la inmunoterapia cobra relevancia.

La inmunoterapia logra su efectividad mediante la estimulación o aumento de las defensas naturales del cuerpo. En laboratorios especializados, se fabrican componentes específicos del sistema inmunológico que se utilizan para restaurar el funcionamiento normal del sistema, permitiéndole así identificar y atacar las células cancerosas de manera más efectiva.

¿Qué tipos de Inmunoterapia existen?

La inmunoterapia contra el cáncer abarca diversas modalidades, cada una diseñada para abordar específicamente las características únicas de los distintos tipos de cáncer. En niños suelen ser versiones adaptadas a las que reciben los adultos.

Algunos de los tipos más destacados de inmunoterapia, sus aplicaciones específicas  en el tratamiento oncológico y efectos secundarios son:

Vacunas contra el cáncer 

Se utilizan para quienes ya han sido diagnosticadas con cáncer y ayudan al sistema inmune a detectar y atacar células cancerosas. 

Estas vacunas están elaboradas con proteínas de células cancerosas y se inyectan en el cuerpo para mejorar la respuesta de las células del sistema inmunitario y eliminar el cáncer. Estos medicamentos se inyectan debajo de la piel o en el músculo. 

Algunos efectos secundarios de las vacunas son: enrojecimiento en el área donde se aplica la vacuna, así como síntomas similares a la gripe. 

Anticuerpos monoclonales 

Estos anticuerpos se encuentran naturalmente en nuestra sangre y su objetivo es combatir infecciones. Este tipo de inmunoterapia se utiliza para que actúen estos anticuerpos activando el sistema inmunológico y ayudándolo a atacar el cáncer.

Este tratamiento se aplica de manera intravenosa a través de un dispositivo conectado con el sistema sanguíneo o mediante una inyección subcutánea. 

La frecuencia con la que se administra este tratamiento depende del tipo de cáncer, y de los niveles de anticuerpos monoclonales que existan en el cuerpo. 

Algunos de los efectos secundarios al aplicar este tratamiento son: cambios en la piel, diarrea, cansancio, y síntomas similares a la gripe. 

Inhibidores de punto de control 

Se utiliza para tratar cánceres de la piel o cáncer de pulmón. Estos inhibidores bloquean las proteínas que impiden que el sistema inmunológico ataque las células cancerosas.

El sistema inmunológico protege de las enfermedades, matando bacterias y virus. Un tipo principal de célula inmunitaria que hace esto se llama célula T. Esta célula T indica al sistema inmune qué proteínas deben activarse y cuáles desactivarse; a estas se llaman proteínas de punto de control. 

Entonces, cuando hay una infección, las proteínas de punto de control ayudan a indicar a las células T que se activen, pero si las células T están activas durante demasiado tiempo, pueden comenzar a destruir células y tejidos sanos. Por eso, los puntos de control ayudan a indicar a las células T que se apaguen para evitar enfermedades.

Algunas células cancerosas producen altos niveles de proteínas. Estas pueden desactivar las células T y ya no pueden reconocer ni matar las células cancerosas.

Es así que los medicamentos que bloquean las proteínas de los puntos de control se denominan inhibidores de los puntos de control. Impiden que las proteínas de las células cancerosas afecten el funcionamiento de las células T. Esto vuelve a activar el sistema inmunológico y las células T pueden encontrar y atacar las células cancerosas.

Estos medicamentos se administran como tratamiento mediante un goteo en el torrente sanguíneo. Algunos de sus efectos secundarios son: cansancio, diarrea, pérdida de apetito, y dificultad para respirar. 

Todo sobre la inmunoterapia contra el cancer

Citoquinas 

Son proteínas que refuerzan el sistema inmunológico y se encuentran naturalmente en el cuerpo, interfieren para que las células cancerosas no crezcan y se multipliquen. 

Estas proteínas se administran en forma de inyección o por medio de infusión a través del torrente sanguíneo. La frecuencia con la que se administra este medicamento depende del cáncer que se tenga.

Algunas de las reacciones secundarias son: caída en las células sanguíneas que causa un mayor riesgo de infección, problemas de sangrado, cansancio y dificultad para respirar, síntomas parecidos a la gripe, diarrea, cansancio y debilidad (fatiga), sentirse enfermo, y pérdida de apetito.

Tipo de cáncer que se trata con inmunoterapia

La inmunoterapia se utiliza para tipos específicos de cáncer: leucemia, linfoma, y cáncer de riñón, principalmente, pero también se utiliza para combatir cáncer de pulmón, mama, melanoma, u otros tipos de cáncer de piel.

La leucemia es un tipo de cáncer de los glóbulos blancos que no son normales, estos glóbulos se acumulan en la médula ósea (en los huesos) y llegan al torrente sanguíneo; el linfoma, es un tumor que afecta el tejido linfático, que es la parte del organismo que se encarga de combatir gérmenes; y el cáncer de riñón ocurre cuando las células del riñón crecen de manera descontrolada y sobrepasan el número de células normales. 

A estos tipos de cánceres son a los que ataca la inmunoterapia. 

Pros y contras de la inmunoterapia contra el cáncer

Una de las ventajas de la inmunoterapia, en comparación con los enfoques anticancerígenos convencionales, es la generación de inmunidad a largo plazo (memoria inmunológica). Sin embargo, este tratamiento también tiene algunas desventajas. 

De acuerdo con el artículo: Inmunoterapia contra el cáncer: pros, contras y más, publicado en la revista Biomedicina y Farmacoterapia, estas son algunas de las ventajas y las desventajas de utilizar la inmunoterapia como tratamiento contra el cáncer: 

Todo lo que debes saber sobre la inmunoterapia contra el cancer tabla

Fuente: Biomedicine & Pharmacotherapy, Volume 124, April 2020, 109821, Cancer immunotherapy: Pros, cons and beyond. 

Efectividad y resultados

La inmunoterapia ha demostrado ser una herramienta poderosa en la lucha contra el cáncer, y su efectividad se respalda con datos significativos. Según estudios y especialistas, la tasa de respuesta promedio de los pacientes con cáncer a los medicamentos de inmunoterapia oscila entre el 20% y el 50%, dependiendo del tipo de cáncer que se esté tratando. Estos resultados destacan la variabilidad en la respuesta de diferentes tumores a la inmunoterapia. Asimismo, la tasa de éxito de la inmunoterapia, definida como la proporción de pacientes que logran resultados duraderos, se sitúa entre el 15% y el 20%, según hallazgos de instituciones médicas de renombre, como el Hopkins Medicine.

En el ámbito de la oncología pediátrica, especialistas de Prinses Maxima Centrum, informan que la inmunoterapia con blinatumomab, un tipo de anticuerpo, mejora significativamente la tasa de supervivencia en niños con leucemia linfoblástica aguda (LLA), pasando del 66% al 93%. Un ensayo clínico internacional dirigido por esta institución demostró que la tasa de supervivencia en niños que recibieron un mes de inmunoterapia junto con quimioterapia fue considerablemente mayor: el 93% permanecía con vida dos años después del diagnóstico, en comparación con el 66% de los niños que previamente solo habían recibido quimioterapia.

El éxito de la inmunoterapia está condicionado por varios factores, siendo el principal la variabilidad en las respuestas de los cuerpos ante la enfermedad y el tratamiento. Esto implica la competencia del sistema inmunológico de la persona con cáncer y el nivel de inmunogenicidad del tumor. A pesar de estas variaciones, la inmunoterapia posee el potencial de ser más efectiva y personalizada que los tratamientos convencionales contra el cáncer, con la ventaja de potencialmente generar menos efectos secundarios, según el Cancer Research Institute.

¿Cuáles son los desafíos asociados con el acceso a la inmunoterapia en México? 

En contextos económicos desfavorables, acceder a tratamientos de inmunoterapia puede presentar desafíos significativos. Los costos asociados con estos tratamientos innovadores a menudo son elevados, lo que limita su disponibilidad para aquellos con recursos financieros limitados. Además, la falta de información adecuada sobre la inmunoterapia y sus beneficios puede generar barreras adicionales, ya que los pacientes pueden no estar al tanto de estas opciones de tratamiento revolucionarias. En este escenario, el apoyo se vuelve crucial no solo para proporcionar recursos financieros, sino también para educar y orientar a los pacientes en la toma de decisiones informadas sobre su tratamiento.

En México, uno de los primeros factores que influyen en el bajo índice de sobrevida de niños y jóvenes que padecen cáncer, es la detección tardía de la enfermedad y los diagnósticos erróneos. De acuerdo con las cifras del CENSIA, aproximadamente el 60% de los casos de cáncer infantil no son detectados a tiempo o de forma certera.

Casa de la Amistad para Niños con Cáncer, es una Institución de Asistencia Privada que está comprometida con elevar el índice de sobrevida de niñas, niños y jóvenes de escasos recursos que padecen cáncer, en México. Realizamos campañas de difusión para la detección oportuna, apoyamos al personal médico para que brinden el tratamiento adecuado, y evitamos el abandono del tratamiento mediante apoyo en transporte y hospedaje, además de contar con un programa nutricional, emocional, y psicológico. 

Si quieres sumarte a esta iniciativa y apoyar a niños con cáncer, comunícate con nosotros al teléfono 55 2750 1306 para que te podamos orientar sobre las opciones disponibles.





Fuentes: 

Artículos relacionados