<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=883284923550568&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Salud

¿El túnel, tiene fin?

mar / 22 / 2024

¿El túnel, tiene fin?

Hace algunos años, comentaba la mamá de un usuario de Casa de La Amistad: “…entrar a un hospital es como entrar a un túnel…no se sabe qué hay del otro lado.”

El camino para llegar al diagnóstico definitivo no es fácil. Durante este lapso de tiempo se van acumulando miedos, ansiedad, dudas, tanto en el niño(a) que se ve expuesto a visitas médicas, exámenes, etc., como en sus padres y el resto de la familia. Cuando finalmente el diagnóstico es cáncer, significa un fuerte golpe para todos los involucrados, porque se asocia inmediatamente con muerte. El cáncer es un agresor que provoca gran  confusión en el entorno familiar y social del niño(a) que lo padece: aparece en los padres un sentimiento de culpa infundado. Los  hermanos pueden sentirse desplazados porque toda la atención se dirige al enfermo.El factor económico es un motivo de gran preocupación. Al vivir muy de cerca el tratamiento, los padres, además, deben tener claro que no hay garantías de que el niño(a) se cure, lo que les provoca una tremenda incertidumbre. Al internarse en el hospital, lo habitual es  que la madre sea la que permanezca horas con el niño(a) y se convierta en su cuidadora, siendo un asunto desgastante, más aún si se inclina por sobre proteger al niño(a). El padre seguirá con su actividad laboral y entonces la familia se verá dividida especialmente cuando el tratamiento se lleva a cabo lejos de casa. Generalmente, en estas circunstancias se necesita la ayuda de algún familiar o persona cercana, pues sólo  uno de los padres estará a cargo y frecuentemente no se da a basto.

 Estos son algunos de los principales impactos que  puede sufrir una familia ante un diagnóstico de cáncer infantil. Es una situación dolorosa que requiere de apoyo profesional pues el desgaste físico y emocional es delicado.

Casa de la Amistad para Niños con Cáncer provee a sus usuarios y familiares, de manera integral, lo necesario para sobrellevar la situación. Casa de la Amistad es una luz al otro lado del túnel.

Por: Marcela Luengas (Voluntaria de Casa de la Amistad)

  • Artículos relacionados