Edith es originaria del Estado de México.
A los dos años de edad, fue diagnosticada con Leucemia Aguda Linfoblástica.

En 2014, comenzó su tratamiento en Casa de la Amistad para Niños con Cáncer.
A pesar de su corta edad, la mejor palabra que la define es: guerrera. El apoyo y la unión de su familia ha sido determinante para afrontar la enfermedad.
Lo que más le gusta de Casa de la Amistad es la ludoteca, porque ahí puede jugar mucho con sus amigos.
Cuando sea grande Edith quiere ser enfermera para curar a muchos niños.
¡Tú puedes ayudarla a cumplir sus sueños!
Únete y forma parte de nuestro programa “Ángel Guardián” aportando una cantidad mensual con cargo automático a tu tarjeta. Tu donativo es deducible de impuestos.